Por Humberto Medrano, publicado en el diario El Comercio del 26 de abril del 2017.

Con arreglo a la Ley del Impuesto a la Renta, para establecer la materia imponible de las empresas no es deducible, en principio, la amortización de intangibles. Sin embargo, cuando la vida útil de estos se encuentra limitada por su propia naturaleza o por mandato de la ley, el “precio pagado” por ellos puede aplicarse a los resultados del negocio en un solo ejercicio o amortizarse proporcionalmente en el plazo máximo de 10 años. En esa situación se encuentran las patentes, derechos de autor, planos, fórmulas secretas, entre otros activos similares. Cabe precisar que la referida regla no opera respecto de los intangibles aportados al capital de sociedades, cuyo costo no puede tomarse en cuenta para determinar los resultados fiscales. (Ver mas…)