Por Humberto Medrano, publicado en el diario El Comercio del 1 de marzo de 2017.

No todos los ingresos de una persona natural tienen la condición jurídica de renta y, por lo tanto, no siempre generan el deber de tributar. Según la ley peruana, esa calificación solo comprende a los importes periódicos que provienen del capital, del trabajo o de la combinación de ambos factores, como ocurre con los alquileres, sueldos y honorarios profesionales, entre otros conceptos.

En consecuencia, si una persona hereda o recibe en donación cantidades importantes, no estará obligada frente al fisco porque los montos de ese origen no se ajustan a la definición recogida en nuestro ordena- miento. Como quiera que los incrementos patrimoniales no justificados se consideran renta neta no declarada, lo recibido gratuitamente debe probarse mediante escritura pública u otro documento fehaciente. (Ver más…)