Por Tulio Tartarini, publicado en el Diario Gestión el 23 de enero de 2017.

Las modificaciones introducidas por el Decreto Legislativo No. 1312 para adecuar nuestra legislación en materia de precios de transferencia a las recomendaciones de la OCDE incluyen nuevas reglas que las empresas domiciliadas deben seguir para la deducción de gastos por servicios prestados por sus empresas relacionadas. Así, el usuario que pretenda deducir el gasto debe ahora satisfacer un “test de beneficio”, que implica demostrar que el servicio le es útil, por agregarle valor, mejorando o manteniendo su posición comercial. (Ver más)