Por Humberto Medrano, publicado en el diario El Comercio del 04 de enero de 2017.

Básicamente por razones de política económica, todos los estados –incluyendo el nuestro– tratan de fomentar la exportación de los bienes y servicios que se generan en su territorio. Con ese propósito se utilizan diversas formas de incentivos, como ocurre entre nosotros con el ‘drawback’, que consiste en la restitución de los derechos arancelarios pagados al importar insumos que se destinan a la fabricación de productos que serán comercializados fuera del país.

La jurisprudencia ya precisó que las sumas recibidas por este concepto no constituyen renta gravada, pues no derivan de transacciones entre particulares sino de un mandato legal. (Ver más…)