Por Richard Inurritégui, publicado en el diario Gestión, el jueves 29 de setiembre de 2016.

Uno de los temas más sensibles en la pesquería industrial de la anchoveta es la extracción de ejemplares juveniles (debajo de la talla mínima legal de 12 cm). Esto se entiende porque tratándose de un recurso natural renovable, el cuidado de los juveniles garantiza la renovación de la biomasa y su sostenibilidad.

En la pesca de juveniles por encima del porcentaje de tolerancia (10% de la captura), la regulación ha estado tradicionalmente orientada hacia  un enfoque sancionador, pensando que de esa manera se desincentivaría esa práctica y se lograría reducir. Ese enfoque ha llegado en el pasado a extremos de sancionar con multas de 8 veces la capacidad de bodega en UIT en el caso de descarte de juveniles y de 0.5 veces la cantidad pescada multiplicada por un factor, en UIT, más el decomiso de lo pescado, en el caso de pesca de juveniles por encima de la tolerancia.  (Ver más)

RIB_29-9-2016 (2)