Por Humberto Medrano, publicado en el diario El Comercio del 13 de septiembre del 2017.

El Impuesto a la Renta de las empresas tiene carácter anual y el hecho imponible –en general– es determinado al 31 de diciembre de cada ejercicio. Solo si el balance en ese específico momento muestra utilidad gravable, surge la obligación de abonar el tributo, que debe cancelarse hasta marzo del año siguiente.. (Ver más…)