Por Humberto Medrano, publicado en el diario El Comercio del 16 de agosto del 2017.

En el 2013, la Ley del Impuesto a la Renta introdujo las normas de transparencia fiscal internacional y calificó como rentas pasivas los dividendos, intereses, alquileres y similares. Históricamente, los contribuyentes domiciliados en el país, socios de empresas constituidas en el exterior, solo estaban obligados a pagar el impuesto cuando estas acordaban la distribución de utilidades. (Ver más…)